mié. Dic 8th, 2021

Queda muy claro que la derrota es parte del deporte y de la vida misma. Uno no puedo ir por la calle confiando siempre en ganar. A veces hay que pagar el derecho de piso y una derrota puede ser perfecta para aterrizar ideas y sembrar la semilla de un futuro mucho mejor.

Saludos a todos los amantes a esta bendita columna de opinión que escribo los viernes para ustedes ¿Qué tal el jueves deportivo que tuvimos? En lo personal debo decir que fue una locura porque tuve programa de Palco Deportivo y también anduve con mis gañanes favoritos, Los Guardiañeros de LSA MX, pero también tuvimos al Napoli goleando al Bolonia y al Atlético de Madrid empatando ante Levante (este año es el bueno mis Txuri-urdin).

También tuvimos el sorpresivo descalabro del Atlas ante el peor equipo del torneo, la neta es que con esto muchos no creen en el Atlas de Diego Cocca, pero ya haremos cuentas al final de la campaña.

Ahora bien, los dos eventos que se robaron el jueves fueron sin duda el duelo entre Cardenales de Arizona y Empacadores de Green Bay en la NFL, además de la gran final de la Concachampions entre Rayados y América.

Aaron Rodgers lo volvió a hacer

Sin Davante Adams y Allen Lazard, las mejores armas de Rodgers, este logró salir de Arizona con la victoria ante los inspirados Cardenales de Kyler Murray y DeAndre Hopkins. El duelo se definió en los últimos 12 segundos con Murray en zona de Touchdown, siendo interceptado en las diagonales por Rasul Douglas firmando el 24-21 para los Empacadores.

De este juego me llamó la atención el abrazo que Rodgers le dio a Murray, bastante efusivo, y hubo tiempo para que se dirigieran unas palabras, seguramente de reconocimiento y es que lo que Murray está haciendo en Arizona es de llamar mucho la atención y hoy está posicionado como uno de los mejores QB del año, pero le tocó enfrentar a la sapiencia de Aaron que pese a los problemas con la directiva sigue siendo un QB muy efectivo.

¿Quiénes fueron los secuaces de Rodgers? Aaron Jones con un TD vía terrestre y dos de Randall Cobb por aire fueron la clave para que Green Bay pudiera ganar y quitarle el invicto a Arizona.

La temporada está llegando a la mitad y esta derrota de Cardenales no los hace menos, al contrario, creo que los hará más fuertes y sin la presión de seguir manteniendo esa “lazo invicta” podrán jugar y administrar sus esfuerzos porque lo importante vendrá en diciembre, enero y quizás, sólo quizás, en febrero.

El americanismo lloró en Monterrey

Noche frustrante para el América en el BBVA y ahora sólo queda recoger las lágrimas y pensar en el cierre del torneo donde enfrentarán al Cruz Azul en el Clásico Joven del futbol nacional y después cerrará precisamente ante los Rayados. Por como se ven las cosas los Regios llegarán a la jornada 17 luchando por un boleto a liguilla directa o incluso a repechaje, así que las Águilas podrían “desquitar” la derrota en Concacaf.

Un error de Sebastián Cáceres fue la clave para que Rogelio Funes Mori sentenciara la final y darle a Monterrey su quinta Concachampions ante la mirada del pueblo “Ame” que ve como de nueva cuenta un equipo de Nuevo León les quita la gloria.

Ni modo, “Ames”,   a mascar chicle para pasar saliva y mirar hacia el frente porque en liga son super líderes y si no son campeones ahora si la cosa se puede poner fea para Santiago Solari que ha demostrado ser un gran técnico en fase regular, pero en instancias finales ha quedado a deber.

¡Mucha suerte, América!