mié. Dic 1st, 2021

La Azzurra con un espectacular juego durante todo el encuentro logra vencer a los ingleses en casa y rompe con la maldición de cinco décadas sin ganar el certamen.

En uno de los juegos más esperados del año, ya después de que la Euro 2020 se retrasara hasta 2021, Italia e Inglaterra se veían las caras en el mítico estadio de Wembley en la capital británica para disputar la gran final de uno de los torneos continentales más importantes del mundo; en un ambiente donde la hinchada predominante era la del visitante la pelota rodó con la espera de coronar a un nuevo campeón de Europa; el juego comenzó con un dominio inglés desde los primeros minutos algo que se vería reflejado con el gol prematuro de Luke Shaw al minuto 1 con 54 segundos, esta acción ocasionó que el cuadro Italiano se viera mermado ya iniciando el partido; no obstante, esto no afectaría el juego de la Azzurra durante el partido.

Durante el tiempo restante de la primera mitad se veía un juego muy dinámico de ida y vuelta, pues ambas escuadras se presionaban entre si para hacerse daño y tratar de ampliar o crear oportunidades de ventaja; tanto Italia como Inglaterra generaban y culminaban sus jugadas las cuales no pudieron terminar en las redes de sus rivales además de que había muchas faltas que en ocasiones lograban ensuciar el partido y haciendo que todo se resolviera en el segundo tiempo.

El ímpetu de la selección italiana

Iniciado el segundo tiempo y ya con las incorporaciones de Bryan Cristante y Domenico Berardi, el cuadro Itálico comenzó a dominar el partido pues con un 86% de la posesión del balón a su favor consiguieron un ritmo de juego que les permitió dominar a los Ingleses y, a pesar de que estos últimos también lograron insistir atacando el arco de Donnarumma, los italianos consiguieron empatar el partido a los 67 minutos de parte de Bonucci en una jugada a balón parado que aprovechó metiendo así a su equipo al partido.

Ya en los últimos minutos del partido, los dos equipos estuvieron cerca de anotar el segundo gol, pero el tiempo reglamentario culminó haciendo que se jugaran los tiempos extras, ya en estas instancias el partido no se movería en el marcador, pero si en el funcionamiento del juego ya que Italia seguiría dominando en el encuentro al mismo tiempo que los Ingleses a provechaban las pequeñas oportunidades que se les presentaban, a falta de goles llegados a estas instancias todo se resolvió hasta los tiros penales donde Italia nuevamente seria la protagonista ya que con tiros de Berardi, Bonucci y Bernardeschi  se proclamaría campeona de la Eurocopa después de 53 años de haberlo conseguido por primera vez, por su parte Inglaterra solo pudo conseguir dos tantos, uno de Harry Kane y otro de Harry Maguire lo cuál sentenció su derrota y haciendo que el Wembley enmudeciera de repente; una de las principales figuras de la victoria de los Azzurris fúe Donarumma quien detendría la esférica en más de una ocasión para que así su equipo se coronara con la victoria.