mié. Oct 5th, 2022

El Gobernador del Estado de Puebla, Miguel Barbosa Huerta, fue claro al confirmar que vendrán muchos cambios en el estadio Cuauhtémoc, propiedad del gobierno estatal, comenzando con la zona Corona Lounge que oficialmente quedó clausurada tras una serie de irregularidades reportadas el viernes en redes sociales.

El caso Corona Lounge se destapó el viernes tras el juego del Puebla ante Santos que terminó en empate. Como es costumbre, tras el juego la gente comenzó a salir del inmueble poblano, sin embargo una serie de videos publicados en Instagram y recogidos por medios locales mostraron que la zona de Corona Lounge, antes conocida como Terraza Tecate (por motivos de patrocinio) seguía en actividad a altas horas de la noche causando opiniones divididas entre usuarios.

“El estadio no es una cantina”: Barbosa Huerta

El asunto escaló cuando se le cuestión al Gobernador sobre este espacio y señaló que originalmente se modificó ese espacio para ser una zona donde la gente discapacitada pudiera observar los juegos de local del Puebla y que si cambió a bar fue por administraciones pasadas y que la decisión de cancelar dicha zona fue porque carecía de reglamentos y permisos.

El estadio Cuauhtémoc no es una cantina. Los palcos son zonas de privilegio para quien los pagó y hacen un uso y disfrute de ellos en los términos reglamentarios”, señaló el mandatario estatal sobre el asunto, además de recalcar que el estadio debe ser un lugar para el disfrute del juego.

Él mismo lo comprobó el viernes al supervisar las medidas de seguridad previo al juego ante Santos e incluso estuvo en la Rampa Sur disfrutando el juego con las porras locales.

El Gobernador y su esposa en Rampa Sur apoyando al equipo.

Sorprendido, el Gobernador aclaró que los concesionarios no son los dueños del estadio. Todo forma parte de un comodato entre los miembros de la directiva camotera y el gobierno estatal para el uso del estadio por lo que deben ajustarse a los términos impuestos por el mismo.

Durante su sesión matutina con los medios de comunicación, Barbosa Huerta señaló que la concesión finalizó y están en proceso de renovarla por lo que vendrán cambios en las normas de seguridad y uso del estadio para garantizar el sano uso del inmueble.

Cabe aclarar que los inmuebles en Puebla son propiedad del estado por lo que su uso debe ser en base a los términos establecidos por el gobierno actual y el deporte no es una excepción recordando que además del Cuauhtémoc, el parque de beisbol de los Hermanos Serdán, entre otros, entran en esta propiedad.

El estacionamiento, otro tema puntual en la agenda

Los problemas dentro del inmueble salieron a la luz, pero algo que siempre ha estado presente es el cobro del estacionamiento en el Cuauhtémoc y que han ido desde los 50 pesos hasta los 200 pesos cuando vienen equipos como Chivas, América, Pumas, Cruz Azul y Rayados.

Al respecto, el Gobernador aclaró que velarán por los aficionados que acudan al inmueble para que puedan dejar su coche sin tener que pagar por el servicio de estacionamiento, ya que es de uso libre.

“Yo tengo mucho respeto por toda la afición, La afición que va a las gradas, a las porras. Me instalé con ellos el viernes y pude tratarlos a todos. Tengo una enorme satisfacción de saber como son. Son grupos familiares, hay gente de la tercera edad, ex futbolistas del Puebla, profesores, profesionistas, gente, poblanos de todo tipo”, señaló Barbosa Huerta.

En Puebla continuarán las barras locales

Barbosa Huerta estuvo en las gradas del Cuauhtémoc junto a su esposa para vivir el juego ante Santos. Estuvo acompañado por algunos miembros de su comitiva y el Alcalde del municipio, Eduardo Rivera Pérez.

El juego transcurrió con toda normalidad y ahora se prepara el Congreso Nacional de Barras y que servirá para conocer un poco más sobre ellas y como convivir durante un espectáculo como o es el futbol.

El Gobernador conviviendo con miembros de las porras del Puebla
El Gobernador conviviendo con miembros de las porras del Puebla

Tuvo reuniones con los líderes de las barras oficiales del Puebla para acordar los lineamientos de seguridad que deben respetar, así como credencialización, entre otras.